Calibro 35, el ritmo cinemático

Jum | 05/03/2014

138_calpolPoliziesco, spaghetti western, erótico, mondo, giallo… todos ellos son subgéneros cinematográficos que tuvieron gran auge y desarrollo en la industria del cine italiano entre las décadas de 1960 y 1980. Y, entre otras características, tenían en común un nexo musical marcado por compositores que trabajaban como destajistas en la industria, y que lo mismo se hacían un score para una historia de un misterioso asesino en serie enmascarado, como para una épica ficción de venganza, ambientada en el desierto de Almería, emulando los secarrales de Texas o Arizona.

Calibro 35 es una banda instrumental que aglutina toda esa tradición musical del cine de presupuesto ajustado proveniente de Italia, la condensa y la sintetiza como banda sonora de escenas que debe imaginar el oyente. Porque si de algo pueden presumir Calibro 35 es de crear imágenes en el cerebro de la gente a partir de la música.

Formada en Milán, la banda es un cuarteto formado por el batería Fabio Rondanini, el guitarra Massimo Martellotta (músico de estudio proveniente del mundo de los anuncios y la TV), el bajista Luca Cavina (del dúo Zeus!), y el arreglista y multiinstrumentista Enrico Gabrielli (del grupo Mariposa), pieza clave y tentacular en los directos de Calibro 35, ya que este hombre se ocupa de teclados, flauta, saxo, efectos vocales varios y, además, es el intermediario entre el público y el resto del grupo. Todos ellos, supervisados por el cerebro en la sombra, Tommaso Colliva, productor proveniente del rock independiente, y por cuyas hábiles manos ha pasado material sonoro para bandas de calado internacional como Muse, Franz Ferdinand o The Twilight Singers.

Con semejantes credenciales y genealogía musical, ¿a qué suenan entonces Calibro 35? Aunque su tronco rítmico es genuinamente groove parido del funk, sus derivaciones pasan por el rock progresivo, la psicodelia o el jazz experimental, pero también por el easy listening o la bossa. Y todo ello sin letra alguna.

Cuentan con cuatro álbumes oficiales, pero con esa manía de generar imágenes en movimiento con la música, se han colado en soundtracks reales, de pelis de verdad, y de muy diferente catadura económica y artística: la irreverente «Red» (2010), una comedia de espías retirados, dirigida por Robert Schwentke y coprotagonizada por Bruce Willis, John Malkovich, Morgan Freeman y Hellen Mirren; «Vallanzasca, Gli angeli del male» (2010), dirigida por el actor y director Michele Placido, y centrada en la vida y hazañas del gángster milanés del los años setenta, Renato Vallanzasca; y «La banda del brasiliano» (2010), de Patrizio Gioffredi, producción policíaca de ridículo presupuesto.

 

Discografía básica:

– «Calibro 35» (Cinedelic Records, 2008)

– «Ritornano quelli di…» (Ghost Records, 2010)

– «Ogni riferimento a persone esistenti o a fatti realmente accaduti è puramente casuale» (Tannen Records, 2012)

– «Traditori di tutti» (Record Kicks, 2013)

 

Pero esta película titulada Masala no acaba aquí: mientras haya ritmo, habrá esperanza…

 

 

– en.wikipedia.org/wiki/Calibro_35

– theholyfilament.cl/articulos/siempre-es-el-momento-para-un-calibro-35/

– it.wikipedia.org/wiki/Tommaso_Colliva#Discografia

– www.enricogabrielli.com/discografia/

    -->