Distrito censura una instalación fotográfica y un Cinema a la Fresca en menos de un mes

08/09/2012

Mural censurado por el Distrito

Masala

En menos de un mes el Distrito de Ciutat Vella ha utilizado en dos ocasiones la censura política para ocultar la expresión de discursos críticos en el espacio público. A finales de junio, obligaba a retirar la expresión «stop redades» de una instalación fotográfica y, poco después, denegaba el permiso del Cinema a la Fresca de la Asamblea de Barrio del Raval, por su contenido crítico con acciones de brutalidad policial.

Censura del proyecto Escolta’m

En el caso de la instalación fotográfica colocada en el equipamiento del Pou de la Figuera, el mural era la culminación de un proceso de creación colectiva, en el que los jóvenes, en palabras de Martín Habiague, «fueron muy claros en sus conclusiones: no queremos redadas policiales racistas».

La respuesta por parte del Distrito fue fulminante. En menos de una semana, el término «redades» fue retirado, ya que, según Mercé Homs, «que la percepción de alguien sea que hacemos intervenciones racistas no hace que lo pongamos en boca de un equipamiento» (véase entrevista a Mercè Homs, pág. 7), concepción bastante discutible de lo público.

Para Mescladís, «en el Forat de la Vergonya se viola la ley varias veces al día. Los jóvenes de minorías étnicas son acosados constantemente por la policía. Exigir que se ponga fin a esta práctica degradante y criminalizadora de la inmigración en general es defender la cohesión social y los derechos de los vecinos de nuestro barrio».

Censura al Cinema a la Fresca del Raval

Casi acto seguido, Regiduría denegaba la renovación del permiso del Cinema a la Fresca que, por segundo verano consecutivo, realiza la Asamblea de Barrio del Raval. El pretexto es que «un oficial de la Guardia Urbana pasó por la Rambla del Raval y fue testigo de cómo en la proyección aparecían policías golpeando a ciudadanos», lo que habría provocado después unos supuestos altercados. Según la asamblea, «ignoramos si la policía tuvo algún tipo de “incidente” en la zona, pero, desde luego, negamos rotundamente que, de existir, tuviera algo que ver con el Cinema a la Fresca».

Tras la decisión, los organizadores han intentado de forma reiterada reunirse con el Distrito y conocer los informes que fundamentan la decisión, pero han recibido siempre una negativa por respuesta. Fuentes de la Asamblea de Barrio han explicado a Masala que, durante la última semana de julio, miembros de la FAVB pidieron una entrevista con la regidora, que se negó con virulencia tanto a renovar el permiso como a encuentro alguno.

Nombres como el de Katy Carreres o Carles Martí han dejado un rastro en este Distrito asociado al autoritarismo, un estilo criticado en su momento desde las filas de CiU, pero en el que parece que Mercè Homs quiere hacerse un nombre.

 

Més informació a:

Comunicat de l’Assemblea de Barri del Raval

Comunicat de l’Associació Mescladís

    -->