Ruta herstórica* por el Barrio Chino

Grup anarcofeminista | 20/05/2013

mapa ruta herstòricaOK

*«Herstory» o «herstoria» son conceptos, utilizados por las feministas desde la década de 1960, que designan la historia contada desde un punto de vista feminista. Ponen énfasis en las acciones de las mujeres y abarcan la cronología de los acontecimientos que tienen que ver con sus vidas (Wanda Coleman). Una de las primeras obras en las que aparece plasmado este término, en inglés, es Sisterhood is powerful, publicado en la década de 1970 por Robin Morgan, poeta americana, escritora, teórica feminista, activista y periodista. El grupo WITCH (Women’s International Terrorist Conspiracy from Hell) también lo utilizaba en sus acciones y escritos durante aquellos años. Y, en 1978, Casey Miller y Kate Swift volvieron a hacer referencia a él en Words & Women.

La palabra «historia» viene del griego  íστορία, que significa ‘investigar, entender’, y a su vez de ïστωρ (hístor), ‘experto’. Por ello, el posicionamiento político feminista del uso de «herstoria» hace referencia, entre sus diversas particularidades, a la crítica de la historia documentada y rescata, así, tanto las experiencias cotidianas, ya sean  individuales o colectivas, como su incidencia y transformación en todos los ámbitos de la vida social, política, cultural o económica. El término «herstory», o «herstoria», utiliza un juego de palabras que cambia el pronombre «his» (‘de él’) por «her» (‘de ella’). En definitiva, nos hemos reapropiado de la expresión porque tenemos la necesidad de reconstruir nuestra genealogía feminista / anarcofeminista desde la lucha y resistencia de nuestras pioneras. Para poder entender la historia, hemos decidido recuperar nuestra herstoria.

Con motivo de las jornadas feministas autónomas «Se va a armar la gorda», el día 9 de marzo se realizó una ruta herstórica por el Barrio Chino de Barcelona. El objetivo era recuperar y visibilizar la historia de algunas de las mujeres que vivieron, disfrutaron, sufrieron y lucharon en sus calles. La idea surgía de la inquietud de unas cuantas anarcofeministas, frente a la dificultad de hallar referentes femeninos en las luchas y acontecimientos del pasado en nuestro entorno más próximo. La historia está escrita con pluma masculina y es triste comprobar cómo esos referentes son limitados y es difícil localizar información sobre ellos.

La educación formal enseña básicamente la historia desde un punto de vista masculino y, de forma consciente o inconsciente, puedes acabar pensando que la contribución de las mujeres a las luchas sociales ha sido mínima, sino inexistente. Es evidente que no es así. Las mujeres han contribuido a la historia de la humanidad y no conocer su papel en la cotidianidad y en las luchas sociales es silenciar una parte imprescindible de la historia. Con el objetivo de aprender y compartir ese conocimiento, decidimos recuperar algunos pedazos de testimonios y nombres de mujeres en uno de los barrios más populares de la ciudad, el barrio chino. Rememorar las experiencias de muchas compañeras, algunas anónimas, otras no, nos permitió conocer datos sobre el devenir de este barrio cargado de historia y también empoderarnos junto a ellas en las luchas actuales, a sabiendas que la contribución de las mujeres es un factor fundamental para que se lleven a cabo. Por esa razón, decidimos que en cada parada herstórica, desenterraríamos referentes del pasado para ligarlos a las luchas y referentes actuales en terrenos como la educación, la prostitución, la recuperación del espacio público, la autoorganización, la lucha obrera, la prisión, el sindicalismo o el aborto.

La ruta empezó en la Gata negra y gorda del Raval y congregó a unas 150 mujeres, lesbianas y trans, un número que sobrepasó con creces las expectativas de las organizadoras. Un éxito de convocatoria con algunos fallos técnicos, puesto que, pese a la utilización de un megáfono, algunas de las asistentes no pudieron escuchar bien las explicaciones en las paradas. No obstante, todas se pudieron llevar la información a sus casas, ya que se repartieron diarios que recogían el recorrido de la ruta y la explicación de cada punto. Este documento herstórico −gratuito y que puede descargarse del blog http://anarcofeminista.wordpress.com tiene para nosotras un gran valor, ya que uno de los mayores «problemas» de las luchas feministas es la carencia de documentos escritos, sobre todo en lo que se refiere a las luchas sociales o a las experiencias cotidianas cargadas de contenido político. El feminismo académico siempre ha sido más prolífico en este sentido. Por eso, creímos que reunir en un documento la información sobre la ruta herstórica era una buena forma de que llegara a todo el mundo y que, incluso, se pudieran organizar paseos por el barrio chino, con el diario bajo el brazo, recordando los hechos que sucedieron en los distintos puntos. En unos meses, podréis encontrar en el blog todos los artículos traducidos al castellano y catalán.

No descartamos repetir el itinerario y hacerlo mixto, ya que diversos compañeros nos comentaron su interés, así como otras mujeres, lesbianas y trans que no pudieron acudir el pasado día 9. De hecho, nos gustaría poder hacer más rutas por diferentes barrios de la ciudad, ya que en todos ellos ha habido y hay mujeres que viven y luchan; mujeres a las que rendir homenaje para empoderarnos con su recuerdo y tener herramientas para afrontar la situación actual de crisis económica y social. Aprender de sus experiencias y luchas nos permite hacernos fuertes y encontrar estrategias para el presente.

    -->